Nos volveremos a ver

Crecer ¡Qué gran verbo!

¿Dónde está la maquina de parar el tiempo?

Hola y adiós.

Hay millones de cosas que hacen que marchar siempre sea difícil. Hoy, la ciudad me resulta especialmente atractiva. Hago memoria de anécdotas conforme veo sus calles y plazas. Las primeras veces que salimos de fiesta. Estoy seguro que Javi ha vomitado en alguna de estas esquinas.

Qué duro son los finales y que triste me pongo. Hago balance de todo lo que me llevo y me da pena tener que dejar tanto atrás.

Pero como mi padre dice; hay que tener raíces y alas.

Y la verdad, es que da gusto estar fuera para volver. Pero que duro es extrañar.

Carta a los zumos de naranja por las mañana. Los abrazos y las charlas con mis padres. Las risas con mis amigos. La playa. El monte. Mi hermana. Las historias que podrían haber sido. Las historias que son.

Pampariusi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: