11. Últimos días en India

Buenas a todos llevo bastante tiempo sin actualizar el blog y ruego que me perdonéis por ello. Los veranos son ajetreados y he tenido poco tiempo. Ya llega septiembre, así que voy a ponerme las pilas de nuevo y a seguir contando la aventura por el sudeste asiático.

Hoy es la última entrada de la India, la siguiente ya será en Thailandia. Espero que disfrutéis de la narración de la aventura tanto como nosotros viviéndola y os deseo a todos una buena vuelta de las vacaciones.

Después de llegar a Delhi pasamos unos días agradables por la ciudad, descansando y recuperando fuerzas. Conseguimos unos billetes baratos para ir a Bangkok, Tailandia. Tras pasar una semana tranquilos, fuimos hacia el aeropuerto  y nos embarcamos en un avión que transportaba nuestra aventura a otro país. En mi diario recogí las sensaciones de ese momento, así como la descripción de los días previos anteriores a Delhi, que ya he contando desde otro punto de vista en el post anterior, “La India vence”.

 

Un mes de experiencia nos avalan. Esperamos con ansias el codiciado destino de Tailandia, aunque con cierto resquemor. La India se fue haciendo cada vez más dura, desde la fortuita parada en Bareilly. Esta ciudad se sentía como el mismísimo infierno, más he de añadir con muy buena gente.   Y no fue para nada más agradable la loca ciudad de Lucknow, insaciable por la multitud de personas que abarrotaban sus calles. Una ciudad que no nos mostró fortuna, que tras el cansancio acumulado por todas las horas de autobuses y trenes que alojábamos en nuestro cuerpo, nos hizo merodearla entre la agobiosa afluencia de gente y sin ninguna gloria para conseguir alojamiento. Un alojamiento que deseábamos a toda costa. Una cama mínimamente confortable, y una ducha, ¡oh!¡ Cuánto ansiábamos una ducha!. La roña de nuestros cuerpos nos pronunciaba bastante el moreno de la piel. Todos nuestros esfuerzos por conseguir una habitación fueron en vano. Nuestro cansancio se estaba transmutando en odio, rabia, desgana y demás sentimientos negativos.

Tras una breve meditación decidimos ir a Delhi. Para ello tuvimos que colarnos en la parte “sleeper” del tren y dormir en el suelo. Una vez en Delhi estudiaríamos como ir a Thailandia, ya que sentíamos que habíamos cerrado un cliclo.

[…]

Ahora sí Tailandia, felices e ilusionados a seguir la aventura.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: