Él y ella.

Él está loco de una forma atípica y sexy. Ella tiene una sonrisa sincera. Siempre le gustaron las chicas con una sonrisa sincera.

Enredados bajo las sabanas disfrutan del calor mutuo. Él le cuenta historias de su vida. Ella lo escucha con la cabeza apoyada en su pecho.

Ella, caracterizada como mujer, hace gala de su mente. No es capaz de disfrutar plenamente de un momento tan idílico. Su cabeza censura su felicidad emitiendo millones de dudas que la plagan con una inseguridad atroz.

Se conocían de hace poco. Era la primera vez que intimaban. Se estaba enamorando de él a una velocidad vertiginosa y sabía que eso sólo la volvería más frágil y vulnerable.

Empieza a moverse nerviosamente y finalmente resuelve preguntando:

– ¿Te has enamorado alguna vez?

Él contesta:

– Sí, a menudo. Con un paisaje, con un libro, con un animal, con una escena, con una planta,  con mis amigos, con extraños, con nada y con todo a la vez.

Ella sonríe sinceramente, como a él le gusta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: