5.India: Dirección Himalaya (1º parte)

El objetivo estaba claro: llegar a Gaumukh,  glaciar donde nace el río Ganges. Se encuentra en el distrito de Uttarkashi, una región colindante con China.  Pero claro más de 2500 km nos separaban de nuestro objetivo y más de 2500 km en un país donde las infraestructuras no son su fuerte, dan muchas cosas para contar.

La primera etapa de nuestro viaje fue bastante cómoda. Salimos de Auroville hacia Chennai en un autobús que tardo 3 horas en alcanzar su destino. Una vez allí fuimos a la estación de tren y esperamos unas 5 horas a que saliese nuestro tren.Imagen

Foto de Cristóbal Nicolás. Tren.

Los trenes en India siempre van abarrotados y están divididos por clases. En 3º clase, en cada compartimento se disponen 6 tablas a modo de literas y también tienen un ventilador en el techo. Cabe destacar de esta clase que para que las tablas sirvan de asiento, los que están en la primera y segunda litera no pueden estar acostados, ya que la segunda litera se baja para usarse de respaldo, y la primera sirve de asiento.

También un dato muy curioso de la India es que sus habitantes no conocen el espacio personal. Digo esto porque es muy sorprendente y puede que incomodo ver que cuando te hablan, peguen su cara tanto a la tuya o que en un tren o autobús se apoyen encima tuyo y cosas así. El espacio personal supongo que viene por un apego al cuerpo y está claro que en la mayoría de India, es algo de lo que prescinden, cosa que envidio por un lado.

Nuestro tren llega al andén. Se crea el caos. Los pasajeros quieren bajar pero la multitud quiere subir. Es algo loco y gracioso a la vez.

Buscamos nuestro vagón y asientos. Yo tengo la litera del centro y Cristóbal la de arriba. Debo confesar que tuve algo de envidia cuando le toco en la parte de arriba del vagón, ya que ahí es bastante más difícil que te molesten y hace algo más de fresco. Este viaje estaba enfocado hacía realización de nuestra persona, así que, pensé, si estoy en medio será por algo.

Imagen

Foto de Cristóbal Nicolás. Tren a Delhi

El trayecto a Delhi desde Chennai tiene una duración de 34 horas y abarca unos 2000 km. Nuestra tarea era fácil, aguantar el viaje.

El principio fue simple. Salimos por la noche y nos limitamos a acomodarnos a nuestro mínimo espacio y a intentar dormir el máximo de tiempo posible, que era el plan para aguantar cómodamente las 34 horas.

Pero dormir no resultó tan fácil. La gente andando por los pasillos de lo vagones me golpeaban los pies a  su paso y me despertaban constantemente. A la mañana cuando por fin encontré la forma de conciliar el sueño, un señor me despertó y me dijo si podía bajarme para poner mi cama de respaldo y que pudiesen ir sentados. A gruñidos acepté. Sólo pensaba en la falta de consideración de esta gente que no me dejaban dormir… Reflexioné sobre la actitud que había adoptado. No podía culparlos de nada, ni podía hablar de consideración. ¿Qué consideración tuvieron los ingleses…? Me sentía francamente estúpido. Son mis iguales. La India es el país de las mil caras. La realidad del mundo multiplicada por mil. Veía algo de mí reflejado en cada una de las personas del vagón. Quería reparar la ira que sentí por la noche al ser despertado. Quizás no tengan mis costumbres ni mis pensamientos, pero merecen lo mismo que yo. Es difícil respetar cosas que tan raras nos resultan a nuestros ojos. Lo más sencillo es tachar diciendo que están locos.

Pasamos las horas durmiendo y leyendo. No había mucho para hacer.

Llegamos a Delhi y  encabezonados con llegar a nuestro destino lo antes posible, queríamos  buscar la forma de seguir dirigiéndonos al norte.

Delhi es un universo paralelo. La locura que habita en sus calles, el olor característico a masala (mezcla de diferentes especies) y el barrio de Paharganj, hacen de este lugar algo increíble e insólito. Si quitas a los cientos de personas que te intentan timar es un lugar perfecto para el turista, debido a su colorido, a su locura colectiva, a sus cientos de callejuelas, a su miles de baratijas, etc.  Todo estoy hizo que a mí personalmente me gustase bastante este barrio.

Teníamos que ir hacia Rishikesh, capital del mundo del yoga y puerta al Himalaya. Muchas personas nos ofertaban transporte hasta allá, pero decidimos no fiarnos y buscar algo por nuestra cuenta. Tras mucho buscar, encontramos sin duda lo más barato que había: un autobús o más bien debería decir el chasis de este con un par de chapas, un volante y un motor que hacia un ruido descomunal. El trayecto duro 10 horas. Fue bastante duro ya que veníamos de pegarnos 34 horas de tren. Lo peor era leer los carteles que te decían que estaba a 100 km, pasaban 5 horas y estabas aún a 40 km. Pero otra vez más la India nos daba una lección. Todos los conceptos que traíamos, no servían para nada en este lugar. Debíamos destruirlos.

Llegamos a Rishikesh por la noche. Destrozados, compramos algo de comida para la cena y para la mañana siguiente y fuimos a buscar un albergue. Estábamos reventados, de modo que el primero que vimos nos sirvió. No era caro.

Esa noche fue horrible. La habitación estaba llena de mosquitos y de ratas. No pudimos dormir bien a causa de los incesantes picotazos y el ruido que hacían las ratas al roer nuestra comida, pero aun así el cansancio acumulado era tal, que algo dormimos.

A la mañana siguiente nuestra comida estaba toda roída como esperábamos y había cacas de rata por todos lados, pero estábamos vivos, por lo que todos fueron males menores.

A partir de Rishikesh teníamos que ir haciendo conexiones con autobuses más estrechos y abarrotados con una duración de 8 horas más o menos para cada trayecto. Las carreteras eran sinuosas, llenas de curvas y piedras y los autobuses estaban en permanente traqueteo.

La ilusión que nos ayudaba a soportar todas estas experiencias, la relataré en el siguiente post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: